Puertorriqueño

Pocos se esfuerzan para salir del hollo.

Algunos conformistas, otros guerreros

Son pocos los que luchan por el deseo.

Cada día se abre una ventana

Pero no somos capaces de abrir nuestras alas.

Somos aves con las alas atadas,

No es porque queramos

Si no porque no hacemos el intento

 y aun así nos quejamos.

Nos reímos, vacilamos

y cuando llega la noche buscamos el pon aun así sea lejano.

Tan lejano como buscar un trabajo para mantenernos,

Todo esto es cosa del puertorriqueño.

Cuando tenemos hambre

Gastamos el dinero porque, ¿cocinar en casa?

No, no lo creo.

Practicamos deportes, llegamos a la casa,

 Comemos y cuando pensamos en bañarnos:

3, 2, 1, pa’ la cama.

Podemos caer en lo mas bajo,

caernos, estancarnos

Encontrarnos en la situación más difícil

solo por no buscar el atajo.

No es que seamos vagos,

preferimos dejar para mañana

lo que se puede hacer hoy.

¿Y para que?

Para nada, todo en vano.

Así somos, unos vagos.

Por: Laritza Cordova

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s